JOSÉ TORRES VERDEJO.-LEYENDA .- UN FANTASMA IMPERIAL EN EL PALACIO

JOSÉ TORRES VERDEJO.-LEYENDA .- UN FANTASMA IMPERIAL EN EL PALACIO

550
0
Compartir

JOSÉ TORRES VERDEJO.-LEYENDA HISTÓRICA ORIGINAL.

UN FANTASMA IMPERIAL EN EL PALACIO

 

I

El cadáver yacía con los vítreos ojos abiertos y un clavel clavado en el pecho.

Se le veía también un color de cera amarillenta como so toda la sangre hubiera huido de su cuerpo.

Tenía las claras piernas largas , la testa calva , la nariz agrietada y una áspera imagen espectral.

Vestía una  levita de nueve botones y unas botas largas tan grandes que le rozaban las rodillas .

Olía como huelen los muerto sin enterrar . A eso olía ese hombre tan alto , barbón , extraño, amarillento, que amilanaba con terror ciego ,ese abierto terror ciego que ciega los ojos de alma y corazón .

Era de Maximiliano de Habsburgo ese hosco y horroroso cadáver .

Los pálidos cirios  chispeaban  y chirriaban en la póstuma Sala Capitular del Palacio Municipal del puerto de Veracruz ,donde se le daba el último adíos al austriaco invasor que había llegado  con soberbia locuaz  el 30 de mayo de 1864 a tan bella ciudad .

Un séquito de hombres y mujeres  lloraban inconsolablemente  alrededor del lúgubre ataúd.

Don Alipio García, dueño de la Hacienda La Boticaria , se desmayó súbitamente  frente al féretro y fue llevado volando  en un tranvía de mulitas  al céntrico consultorio  del doctor Saúl Manuel Mora Montiel , quien en menos de diez minutos  resucitó su tráfago existencial.

Pero el pueblo no fue al velorio, sino sólo un séquito  francés  y en lance solidario  dicen que partidiarios  de porte conservador .

Lo habían traído en el amanecer  y entre los brazos  del amanecer  fue subido  por orden de Don Domingo Bureau ,el Prefecto Imperial , a la Sala Capitular , donde fue honrado con inmerecida honra .

Había sido fusilado  al canto del gallo  el 19 de junio en el áspero  Cerro de la Campana  por traición a la Patria .

Poco le dilató tan gruesa y tan grande  ilusión al barbón  invasor ,porque ese hilo se dobló y se reventó y se lo llevó  volando por el irreversible camino del infinito .

Había llegado del otro lado del mar  a erigir con rigor  el Segundo Imperio , a gobernar en una tierra  que no era la tierra  suya , a destruir sin piedad el destino de México.

Así, pues , el tétrico velorio del barbón imperial fue el 25 de noviembre ,cuando el puerto de Veracruz tenía sus calles de polvo , chinos , aguas negras  y eufóricos nopos  hambrientos ,y cuando los tranvías de mulitas circulaban  como un mágico  sueño por la avenida principal .

Esa lúgubre noche  las calles estaban  llenas de grillos . De esos grillos  que vuelan saltando . De esos grillos que nadie supo  ni pudo explicar  por qué lo hacen . Lo cierto es que todos a modo decían que era una maldición del más allá.

Tenía entonces Veracruz 12 mil almas .

Parecía un pueblo polveado de ánimas y clamor extraño.

Un francés fue hallado  ahorcado  esa tarde frente a la rectangular ” Laguna ”  en el Paseo de los Cocos .

En la popular Fuente de las Sirenas ,que había sido inaugurada  el 10 de febrero  de 1867, un grupo de rudos aguadores , obreros del muelle  y rancheros que vivían alrededor  de la mítica muralla de cal y canto, planeaban  sacar el cadáver  de Mximiliano y arrojarlo con arrojo en Punta Caleta .

Todo iba tan mal en peor que poco faltó para que empeorara más .

Veracruz durmió con los ojos abiertos esa noche .

Sin embargo, cuando el sol sacaba su áureo rostro  por el telón azul  del Oriente ,don Domingo Bureau,barbón, delgado y cara pálida , sacó el cadáver de la Sala Capitular , se lo llevó con pirotécnicos  honores  y lo subió con sus propias manos al fúnebre buque Novara .

De inmediato sonaron a destajo más de diez cañonazos  para despedir con fiesta  y honor  al austriaco invasor  que  erigió el Segundo Imperio .

Mas cuando  el gris ataúd  era subido  al mítico buque , un hombre sesentón , moreno , rudo , blandió el puño diestro y con bélica  voz grave gritó :

-¡Viva Don Benito Juárez ! ¡ Viva Lerdo !  ¡ Viva Ocampo !  ¡ Viva la Guerra de Reforma!

De súbito se oyó otro grito más allá :

-¡ Vivan !

II

Tras pasar muchos años y olvidar la gente con máximo olvido el velorio de Maximiliano de Habsburgo , de súbito al terminar la trágica invasion gringa , se empezó a aparecer  levitando el patético  cadáver del barbón invasor en la Sala Capitular del bello puerto de Veracruz .

Cuenta la leyenda popular que todos aquellos que han visto levitar a esa cosa  larga , patética  y cadavérica , han oído también un trémolo grito de dolor :

-¿ Por qué me abandonaste ,Carlota , por qué ?

(Un Fantasma Imperial en el Palacio es una obra que ha sido publicada en la revista LEYENDAS DE VERACRUZ .-AÑO 2014 .- PUERTO DE VERACRUZ ,MÉXICO ) .-Autor periodista , poeta y crónista  José Torres Verdejo .-

UN FANTASMA IMPERIAL EN EL PALACIO  ABRIL 2016
UN FANTASMA IMPERIAL EN EL PALACIO ABRIL 2016
UN FANTASMA IMOERIAL EN EL PALACIO ABRIL 2016
UN FANTASMA IMOERIAL EN EL PALACIO ABRIL 2016

 

 

 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta